en blog

KIMBONDO 2.0: Por segundo año consecutivo hemos llevado a cabo un campo de trabajo en verano en RD Congo junto con Cooperación Internacional. Un país que está en los últimos puestos en el Índice de Desarrollo Humano pero la vitalidad de sus 80 millones de habitantes posee un empuje inigualable, gracias a la alta natalidad y altísima tasa de niños y jóvenes. Un PAÍS EN EBULLICIÓN, con una riqueza cultural excepcional donde no tendría que faltar tampoco el alimento por sus amplios recursos naturales, pero se echa en falta organización de esos recursos y mejoras en infraestructuras básicas, en calidad de asistencia sanitaria y educativa, etc.

La actividad la organizamos desde Galicia y Madrid en el Orfanato Kimbondo, donde viajamos un grupo de 5 en julio y otro de 8 en agosto. Pablo Varela y Rafa Martín, -voluntario permanente en terreno-, se encargaron de coordinar las actividades durante los dos turnos. Por las mañanas nos centrábamos en impartir clases en grupos pequeños e incluso individuales para ciertos casos que presentan especial dificultad de atención, y por las tardes realizamos actividades tipo campamento. Juan Rodríguez, que se incorporó a finales de agosto, se quedará con Rafa durante todo un año para continuar con el proyecto educativo.

Hemos realizado todo tipo de actividades: la más atractiva para ellos es una excursión que hacemos por grupos a Machuco, una extensión agraria perteneciente al Orfanato en la que realizamos una visita didáctica y los niños se dan un baño en un manantial que hay muy cerca. También talleres manuales; hemos instalado una magnífica canasta de baloncesto (por cierto que visitó el orfanato Serge Ibaka, como viene haciendo desde hace 5 años y pudimos saludarle: todo un caballero y una persona muy querida aquí), hemos creado un pequeño huerto, sustituyendo al del año pasado, hemos proyectado cine de verano (aunque allí realmente es invierno), fiestas con hoguera y bailes a ritmo de tamtam, fútbol y más fútbol, también rugby…

Participamos en un torneo de fútbol organizado por el club de fútbol Eclat Sport, de la zona rica de la ciudad y ganamos varios trofeos. Aquí las distancias y el tráfico son tremendos y para cualquier desplazamiento se requieren horas; los chicos lo llevaron con mucha paciencia, a la espera de su partido, pues llevaban varias semanas de preparación y unas horas de tráfico y espera no les quitaron la ilusión.

También llevamos a cabo un proyecto en colaboración con una voluntaria cooperante argentina de Kimbondo, Luisina, que consistía en talleres de deporte lectura, artesanía y español con las jóvenes del Orfanato. Al ser mujeres el proyecto debe ser muy específico, considerando su complejo estatus en la sociedad congoleña. La parte culminante del proyecto “Marie Mwilu”, -en honor a una joven luchadora que falleció a causa de su enfermedad y de la falta de medios-, es procurarles a ellas de manera inminente una formación profesional o académica, con el fin de evitar que su futuro se vea troncado por la calle y sus lamentables dinámica de supervivencia.

 

 

 

Como ya os contamos en la crónica de julio, hemos firmado un convenio importante con la Universidad Pedagógica Nacional de este país para que nos aporten especialistas locales como: psicólogos, logopedas, pedagogos, etc . Se trata del Programme Moïse Alubaki (el nombre lo tomamos de un niño emblemático que falleció el año pasado), un programa educativo de largo recorrido, despacito y buena letra para llegar a buen puerto; malembe, malembe, tokokoma kaka como decimos en lingala.  Coincidiendo con los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) queremos que estos niños vayan creciendo con una nueva mentalidad de esfuerzo y esperanza y así contagien a todo el Orfanato.

En la casa donde más trabajamos – Maison Foyer- viven 51 niños y niñas de 6 a 12 años; los que requieren más atención son: Cynthia con 5 años a la que están realizando pruebas de tuberculosis; Amós que es sordomudo; Álex que está aprendiendo a caminar después de una desnutrición, Cris que ya camina y baila tras un período en silla de ruedas por desnutrición y Nadine que tiene unos 4 años, es medio ciega y tiene problemas de motricidad pero una sonrisa que remueve el interior.

Hay un grupo de chicas que están en las puertas de la adolescencia y pronto abandonarán Maison Foyer por otra casa más adecuada para su edad dentro del orfanato; son muy divertidas y trabajan un montón en tareas domésticas y en nuestras clases. El resto son casi todo chicos de 8 a 11 años, muy alborotadores como Ronaldo que es una fierecilla que vamos domando; totalmente inesperado en sus ocurrencias y trastadas, con un cariño y sonrisa que suelen ser preámbulo de una nueva jugarreta.

Además de las clases organizamos equipos diarios de trabajo en los que participan  todos para que la casa esté cuidada y limpia; poner la mesa, barrer, fregar, lavar y ordenar la ropa, etc.  Les queremos un montón y les tratamos como lo harían sus padres según su cultura, sin darles mimos excesivamente que es a lo que están acostumbrados a esperar de los mundeles (voluntarios de raza blanca). Procuramos educarles con el NO las veces que haga falta para que maduren y aprendan con diálogo y no con la amenaza o el palo como por desgracia se acostumbra a educar por estos lares.  Queremos ir creciendo año a año con ellos para aprender de su vitalidad y que ellos adquieran un espíritu de esfuerzo, de trabajo y de cooperación, superando la falta de solidaridad que en muchos casos está insertada en esta cultura.

Además de los que tienen enfermedades crónicas y hay que administrarles los medicamentos, cada día suele haber uno o dos enfermos y nos ocupamos de atenderles.  A diario durante la estación seca –junio, julio y agosto- también tenemos que hacerles curas en los pies porque se les meten unos parásitos en los dedos de los pies llamados tunga penetrans que van creciendo y pueden producir infecciones. A mediados de septiembre comienza la estación de lluvias y desaparecen.

Estamos gestionando becas para que todos los niños puedan ir a la escuela -90$ al año- y para que algunos jóvenes puedan estudiar en la universidad: unos 2000$ al año incluyendo la matrícula y la residencia cercana a la universidad. Con las donaciones recibidas de Malembe y Cooperación Internacional vamos comprando cosas de primera necesidad como: sillas, mesas, cajas de plástico para organizar ropa, material escolar, etc. También hemos comprado mucha pintura de interior y exterior para pintar Boboto, una casa en la que viven unos 35 chicos adolescentes del Orfanato.

A finales de agosto falleció de un accidente Rabby, un chico que vivía un momento dulce pues –tras un año sin poder estudiar por falta de dinero- había recibido por fin una beca de una voluntaria chilena para poder estudiar toda la carrera. 20 años, muy trabajador –había coordinado los trabajos de pintura de Boboto pues pintaba muy bien- discreto, tranquilo, un poco bohemio y con un gran sentido artístico. Resultó un impacto para todos y un final amargo para una actividad maravillosa que hemos vivido este verano.  Un día antes se había incorporado a esta gran familia Marie, una niña recién nacida cuya madre acababa de fallecer; una vida que llega y otra que se va. Esto es Kimbondo; la vida sigue y nosotros volveremos para contártelo.
 
Durante el curso realizaremos muchas ACTIVIDADES BENÉFICAS Y DE CONCIENCIACIÓN: conciertos, mercadillos, sesiones en centros educativos, etc. Tenemos socios en varias ciudades de España y en varios países: Suiza, Bélgica, Australia… Esto no ha hecho más que empezar. Si quieres encargarte de un evento en tu ciudad contacta con nosotros: basta algo sencillo como una fiesta en tu propia casa: podemos darte ideas.

En octubre abriremos el plazo de inscripción para el verano que viene; si quieres venir a enamorarte de Kimbondo has de tener 18 años, pasar una entrevista, tener una buena base de francés y recibir unas sesiones de formación específicas sobre África y Kimbondo.  Más información: malembekimbondo@gmail.com (+34 679 50 63 00)  También necesitamos voluntarios de septiembre a junio.

Podéis ver fotos en nuestra web, Instagram y Facebook.

También puedes leer...