en blog

Treinta días en Kimbondo dan para infinidad de historias, alegrías y pequeños fracasos.

¡Los niños siguen muy bien!, acudiendo al cole cada día y aprendiendo un montón de cosas con los voluntarios Rafa y Sara. Rafa regresó a España el 6 de mayo, ¡después de nada más y nada menos que 9 meses en Kimbondo! -con un pequeño paréntesis en Navidad- .

Como ya os contamos, Sara relevó a Rafa y tuvieron 15 días de trabajo codo con codo antes de la partida de Rafa. Lo más difícil para nuestro proyecto es la continuidad… La pura verdad es que con las ganas que le echamos comenzamos muchos programas en Kimbondo pero por múltiples factores no todos tienen continuidad. Gracias al inestimable apoyo y compromiso de Sara mantenemos todo lo que Rafa ha ido sembrando en los pasados meses: clases individuales a los niños con necesidades educativas especiales, seguimiento para que no falten a la escuela los que están matriculados, deporte diario, formación en hábitos de higiene, etc.

Los “papás” y “mamás” (empleados cuidadores de los niños) poco a poco van intercambiando con nosotros su forma de ver las cosas. Poco a poco -malembe-malembe- se van contagiando de nuestra energía y pasan a ser partícipes de nuestro proyecto y no sólo meros espectadores, con el objetivo de que todo lo que hagan salga de ellos, teniendo en cuenta que los niños y su entorno son su responsabilidad. Es dificil luchar contra la desidia y el desinterés que caracteriza a gran parte de los congoleños, a causa de la poca motivación en sus penosas labores y del poco rendimiento que obtienen de éstas. De hecho, los días 9 y 10 tuvo lugar una huelga de trabajadores a causa de los salarios que mantuvo en jaque al Orfanato, aunque afortunadamente los voluntarios de todas las ONG de Kimbondo se unieron se multiplicaron por infinito para evitar estragos. Pero cuando estas personas saturadas ven que una mejora es posible, y que pueden aportar, hacer bien a los niños, se sienten verdaderamente útiles, ¡¡y eso es causa de alegría porque pueden sentirse realizados por su trabajo!! Y se ve en los resultados… Aprendemos mucho de ellos, por la fuerza y el temple que han adquirido tras un pasado habitualmente escabroso. ¡Malembe somos todos!

Una noticia MUY INTERESANTE. ¡es que hemos contactado con el Sr. rector de la Universidad Pedagógica Nacional de RDC!! Está muy interesado por la propuesta que le hicimos sobre nuestro proyecto educativo “Programme Moïse Alubaki”. Queremos reunirnos con él en el mes de julio y seguir dando pasos hacia el 2030. Confiamos en que la universidad congoleña, mucho más conocedora del terreno que nosotros, nos sepa guiar ante las dificultades de la localidad.

La noticia con más eco internacional ha sido el brote de ébola al noroeste de la RDC oficialmente desde el 8 de mayo. Aunque la zona afectada está lejos, seguimos de cerca su evolución, especialmente a través de informes diarios del ministerio de sanidad de RDC. El temor a una expansión del virus produjo alarma en ONG occidentales y evacuaron a sus voluntarios, con lo cual el Orfanato ha quedado más desatendido y los proyectos de estas ONG suspendidos. Sin embargo, los nuevos datos son esperanzadores ¡ y el brote está totalmente controlado! Nosotros nos hemos mantenido muy prudentes y muy informados y de momento no hemos tenido que tomar ninguna medida de evacuación.

Otra de las novedades ha sido la incorporación durante tres semanas de dos nuevos voluntarios: dos jóvenes entusiastas con muchas ganas de echar una mano, ¡ y lo están dando todoo! María, -gallega de 19 años-, y Mitch, -australiano de 21-, partieron juntos desde Vigo. Para su despedida organizamos un pequeño evento benéfico en Vigo precisamente el día de África: 25 de mayo. Se han adaptado muy rápido a Kimbondo y están muy involucrados en nuestro proyecto a las órdenes de Sara.

Por desgracia no todas las noticias son avances. Falleció Menge a primeros de mes, un niño de unos 3 años que padecía de severa desnutrición con consecuencias tremendas en sus órganos vitales y llegó fatal a la Pediatría anexa al Orfanato hace un año. El verano pasado le atendimos, especialmente Alba, una voluntaria gallega que le daba biberones día y noche. Menge luchaba en cada respiración de forma sorprendente: su aspecto era muy frágil pero luchaba por vivir y su fortaleza duró todo un año.

¡De los niños os vamos informando en nuestras redes sociales! No paran de crecer en todos los sentidos y su vitalidad nos plantea nuevos retos cada día. Apenas queda un mes para que iniciemos un voluntariado internacional en Kimbondo apoyados por un grupo de voluntarios de la ONG Cooperación Internacional, que nos ayudan en estos primeros pasos de nuestro gran proyecto educativo.

Durante el mes de junio estamos de campaña de socios. Tenemos un reto que alcanzar: 30 socios a final de mes.

¡GRACIAS a todos por vuestro apoyo!

También puedes leer...