en blog, General

A lo largo de estos últimos años, en Malembe hemos podido ir consolidando poco a poco nuestra actividad en la Pediatría de Kimbondo gracias al apoyo de todos nuestros amigos, socios y colaboradores. Lo que empezó en 2018 con la primera larga estancia de nuestro “mundele congolais” (“blanco congoleño”) Rafa tras la constitución de Malembe allá por diciembre de 2017, fue cogiendo cada vez más forma con la llegada de nuevos voluntarios, la contratación de personal docente para apoyarnos en Maison Foyer y la confianza cada vez mayor con el equipo de la Pediatría de Kimbondo con el que trabajamos mano a mano en el día a día. 

Además, a lo largo de este tiempo hemos ido haciendo frente a las necesidades de equipamiento y mantenimiento que iban surgiendo, siempre con el objetivo de mejorar las condiciones de desarrollo personal y psicosocial de los niños y niñas de Foyer. Una nueva habitación, una cocina y nevera para complementar la dieta estándar de la Maison, estanterías y espacios individuales en los que desarrollar los conceptos de propiedad y responsabilidad… Todo ello a la vez que se trabajaba en la organización de los niños y niñas gracias a la formación de clases de refuerzo, equipos de trabajo y actividades grupales que sirven para crear nexos entre todos ellos, logrando cambios que trascienden de los resultados académicos.

Así, en un momento como el actual, nos alegra mucho contaros que desde casi hace un mes estamos de estreno en nuestro nuevo proyecto, habiendo asumido parte de las responsabilidades de apoyo a la gestión en la casa de adolescentes de la Pediatría, la Maison Nzimby.  Esta Maison, situada fuera del recinto original de la Pediatría de Kimbondo, consiste en una parcela ajardinada con un pabellón femenino y un pabellón masculino, además de una zona de cocina y lavandería y una casa para el personal; y alberga a día de hoy a 20 chicas y 40 chicos de entre 12 y 16 años.

Con esto, desde Malembe damos un paso adelante para apoyar la labor educativa del Padre Hugo Ríos para con todos los jóvenes tutelados por la Pediatría, pasando así a trabajar de primera mano con un grupo tan rico y a la vez tan complejo como son los adolescentes. Maison Nzymbi nos da el espacio para trabajar en herramientas que consideramos tan importantes para el desarrollo personal como son las influencias externas en valores y principios (en una edad en la que los jóvenes son como auténticas esponjas), la satisfacción del trabajo bien realizado (con el desarrollo de un pequeño huerto y una pequeña granja, que ayuden a la autosostenibilidad de la Maison) y el crecimiento en comunidad (apoyando a sus hermanas y hermanos a lo largo del camino).

Y como todos los grandes acontecimientos merecen una celebración a la altura, el pasado mes de agosto aprovechamos la presencia de nuestro presidente Pablo Varela por Kimbondo para organizar una comida especial en la que desde este verano es nuestro nuevo hogar. Los refrescos, plátano frito y pondu madesu (alubias cocinadas con las hojas de la yuca) no faltaron en un día muy especial tanto para los adolescentes y el equipo responsable de Maison Nzymbi como para todo el equipo de Malembe.

Desde Malembe, somos conscientes de que este nuevo proyecto nos supondrá nuevos retos y seguro que más de un quebradero de cabeza, pero trabajando “malembe malembe” y de la mano del personal de la Pediatría y el personal local del equipo de Malembe esperamos que nos dé también muchas alegrías. Una vez más, queremos agradeceros el apoyo a todos los que nos permitís seguir trabajando día a día, y ¡nos vemos por Maison Nzymbi!

Post recientes
0